Paleontología - Museo Raimondi

Paleontología

La historia de la vida en el Perú posee en las entrañas de su territorio el testimonio inequívoco de un tiempo del que ya no existe memoria. A pesar de los millones de años que nos separan de esta remota era, la acción de la naturaleza ha permitido, que en determinadas condiciones lleguen hasta nuestros días evidencias de flora y fauna pretérita conservada en forma de fósiles. Por este último término entendemos el fenómeno natural de substitución de moléculas propias de tejidos orgánicos “duros” (pe. huesos, caparazones, dientes, conchas, maderas, etc.) por materias minerales, transformándolos así en virtuales rocas. 

A lo largo de sus recorridos por la geografía nacional, Raimondi reconoció múltiples e interesantes yacimientos de fósiles, los que describió y recolectó con sumo interés. Su colección en este campo es representativa de las diversas regiones del Perú, incluyendo áreas muy remotas como Luya en Amazonas; Cajabamba, Pomabamba y Huallanca en Ancash; Condebamba, Tembladera y Yanacancha en Cajamarca; Angaraes y Yauli en Huancavelica; Huari en Junín; Pataz en La Libertad o Morococha en Lima, sólo para mencionar algunos ejemplos.

La mayoría de muestras corresponden a moluscos univalvos, bivalvos y gasterópodos (caracoles). Estos fósiles tienen la ventaja de ser fácilmente reconocibles por su abundancia, caracterizarse por su buena conservación, ser de un tamaño cómodo para su colección así como gozar de una amplia dispersión geográfica. Asimismo muchas variedades, debido a su corta vida como especie, aparecen asociadas a un sólo estrato geológico, lo que las vuelve típicas de un período de tiempo en particular. Estos rasgos hacen de estos fósiles excelentes indicadores bioclimáticos y cronológicos, siendo muy útiles para estudios geológicos y paleontológicos debido a que brindan información tanto del proceso de formación de suelos como de la evolución de las especies. 

El aporte paleontológico más importante de Raimondi esta relacionado directamente a sus observaciones precisas sobre el medio ambiente primigenio y la vigencia de las especies representadas en los fósiles. En su viaje de 1863 por las quebradas del litoral sur, en el desierto de Sacaco, provincia de Acarí, registra el hallazgo de múltiples fósiles de origen marino, entre los que identifica a varios cetáceos (ballenas). Una atenta mirada a las antiguas formaciones geológicas a la que estaban integrados estos restos, su consistente asociación a fósiles de moluscos desconocidos en su tiempo así como su competencia acerca de la biología propia de las ballenas modernas, le llevaron a concluir que estos restos correspondían a fauna extinta, descartando de plano la idea difundida entre los pobladores locales que ellos eran huesos de mamíferos y moluscos modernos. 

Su especial interés en esta ciencia queda de manifiesto en la cooperación que mantuvo con el reconocido paleontólogo norteamericano William Gabb, quien en 1877 publicó un estudio sobre una colección de fósiles que el sabio italiano le envió desde nuestro país. En 1911 Carlos Lisson, con el auspicio del Estado y de la Sociedad Geográfica de Lima, editó el Tomo VI de la serie “El Perú” titulado “Paleontología Peruana” y que presenta los resultados del análisis científico de parte de la colección de fósiles de Raimondi. Su obra y legado en este campo lo han llevado a ser considerado como el padre de la paleontología en nuestro país.

Copyright © 2017 - museoraimondi.org.pe

Av. La Fontana 755, La Molina. Lima 12 - Perú - T (+511)614-9700 F 614-9701 - webmaster@museoraimondi.org.pe